A quien responder? A la ”Razón” o al ”Corazón”

En oportunidades nos corresponde tomar decisiones que pudieran ser determinantes en nuestra vida y usualmente nos cuestionamos a quien responder, si a la ”Razon” o al ”Corazon”.

De acuerdo a mis criterios, que no necesariamente son acertados, ni a uno, ni al otro. Un poco contradiciendo la batalla existencial que plantea Gilberto Santa Rosa en su cancion ”Conciencia”, supongo muchos la conocen, entiendo que nuestra toma de decisiones ”en parte” debe estar influenciada por nuestra capacidad de razonamiento e igualmente por nuestra capacidad de sentir, pero probablemente si consideramos de modo ”cabal” nuestra capacidad racional podriamos errar, pues en oportunidades el pensamiento se encuentra desvirtuado, desalineado, lo cual provoca un desequilibrio en nuestras emociones y a su vez se podrian ver afectados nuestros procesos de razonamiento. Por otra parte el corazon, donde habitan nuestros mas profundos sentimientos, pudiese ser una lugar un tanto ”subjetivo”, pues en ese lugar habita el Amor, que bien sabemos nunca muere, pero en oportunidades cambia de lugar,entonces agarrarse estrictamente del corazon, tambien podria ser peligroso.

A donde recurrir? La buena noticia es que en efecto existe un lugar mucho mas profundo que deberiamos contemplar al momento de dirijir nuestra vida, sobre todo en momentos que consideremos determinantes.

Ese lugar es el ”alma”, ese espacio profundo que debemos escuchar con infinita atencion. Se manifiesta inevitablemente a traves del Silencio, siempre congruente, por lo tanto te permite descubrir tu esencia, el motivo real de tu existencia, responde estrictamente a tus necesidades mas profundas, las mismas no necesariamente guardan relacion con los deseos, que de hecho en muchas oportunidades no nos hacen bien.

Es en el alma, donde se encuentra nuestro destino, donde siempre se logra obtener el entendimiento necesario para vivir a favor de nuestra ”Verdad”, a favor del verdadero amor, de ese Amor que nunca fracasa, aunque cambie de lugar, pues siempre considera y valida su capacidad interminable de Transformacion y Evolucion.

Namaste!
Danzando, danzando
By: Alma Febus Fontanez

Comments

comments